Oficialmente Hasta Que Dure

Recomendaron llevar un diario de la cuarentena. Aquí no había escrito nada hacía ya un tiempo, hasta antes de ayer. El tiempo se estira y se encoge. Su maleabilidad puede resultar inquietante. Hoy es oficialmente mi día número 2 recluída, porque por motivos variados tuve que salir a lo largo de la semana: a ver pacientes, a comprar cosas, a ver a la ciudad detenerse pero no tanto. Me oprime en el pecho una permanente sensación de angustia y silencio, como una fiebre rara que no es fiebre y un zumbido en los oídos, que siempre lo he tenido pero ahora se hizo más presente porque lo busco con vehemencia, como si escucharlo me ayudara a sentirme mejor. Todo el tiempo busco percibir olores, esta mañana el desayuno me supo bien. Mis pulmones me siguen dando vida. No he notado fallas en mi cuerpo más allá de los achaques habituales por mi sedentarismo. Recuerdo una y otra vez esa ocasión de una semana que pasé en cuarentena por zika: todo comenzó con una sensación rara al mover los ojos. Pensaba que no podría manejar porque no podría mirar al espejo del copiloto para hacer cruces y cambios de carril en mi trayecto al hospital. Ese día tuve guardia y aunque no me sentía del todo mal, tampoco me sentía del todo bien. La guardia fue tranquila y yo pude descansar. Al día siguiente,  al llegar al área de consulta, me indicaron que me fuera de reposo: tenía fiebre, una erupción rojiza en todo el cuerpo y la boca dormida. Así fue, que viví esa semana en febrero de 2016. Pero el zika no me mató. Cuatro años después, escribo esta nota a modo de dejar constancia de que al menos, hasta hoy, no he tenido ningún síntoma físico, pero sí varios mentales, que van desde la angustia de contagiarme y contagiar a mi familia, hasta la ansiedad por vaticinar lo que nos sucederá en las próximas semanas. Como el zika, que no me mató, este bicho tampoco lo hará. Pero toca cuidarse.

Acerca de saraceci

I absolutely love Radiohead, except for "Creep". I'm conscious of how dangerous life can be, and yet I have no idea of how unbelievably dangerous it can get.
Esta entrada fue publicada en Quarantine. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s