A New World

Hace una semana todo cambió: y ya no pudimos estar más entre nosotros. Nos encontramos aislados en nuestra compañía. No vamos más allá de las miradas, porque apenas una estrechez en la distancia puede ser el detonante. Todo es tensión y nervios, vidrios de los lentes empañados por el uso obligatorio de una barrera inútil. Todo contacto da miedo. Todo siempre huele a alcohol y resequedad. Las fuerzas de orden público crispan (más) los nervios. Sin socorro no hay salvación. La bata cuelga del asiento del carro y luego de la espalda, pero a la casa no entra. Volver es desnudarse en la entrada, con pudor, aunque no importa quién pueda ver. La bolsa negra. Cada excursión termina en la bolsa. La angustia es general, pero silenciosa. Algunos no han entendido la implicación de lo que viene. Otros la ven con demasiada lucidez, contenida por la impotencia. Llevar las cosas un día a la vez. Comenzó con la despreocupación por ese océano entre nuestra fragilidad y ese diminuto disruptor. Pero vivimos tiempos donde las distancias perdieron dimensión. Lejos no existe.

Ahora cerca, tampoco.

Acerca de saraceci

I absolutely love Radiohead, except for "Creep". I'm conscious of how dangerous life can be, and yet I have no idea of how unbelievably dangerous it can get.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s