Los ajustes de precios de Mugabe traen TV baratos hoy, y nueva crisis mañana

En luz de los más recientes acontecimientos suscitados en Venezuela, me tropecé hoy en Twitter con un artículo que me impresionó, por las similitudes con la crisis económica actual.

A continuación procedo a transcribir (traducido del inglés) dicho artículo publicado en el diario británico “The Guardian” en Julio de 2007 por Chris McGreal sobre las “medidas económicas” adoptadas en ese entonces por el Presidente (E) Robert Mugabe, de Zimbabwe. Aquí el link de la noticia original:

Mugabe’s price cuts bring cheap TVs today, new crisis tomorrow

“Los zimbabuenses están comprando como si no hubiera mañana. Con efectivos policiales custodiando los pasillos de las tiendas de electrodomésticos en Harare para hacer cumplir los ajustes de precios ordenados por el gobierno, los TV de pantalla plana fueron lo primero en desaparecer, por un precio tan bajo como £20 (20 Libras Esterlinas). En todo el país, artículos como zapatos, ropa, artículos de tocador y varios tipos de comida, fueron removidos de los anaqueles mientras la nación con la economía en mayor contracción del mundo se atragantaba en un último frenesí de compras.

En los concesionarios de autos aclararon que el gobierno intentaba obligarlos a vender autos a la tasa de cambio oficial, lo cual significaría que efectivamente, un auto valorado en £15000 podía ser obtenido por tan poco como £30, al cambiar el dinero en el mercado negro. Los dueños de varios concesionarios han sido arrestados.

La orden del Presidente Robert Mugabe fue que los precios se redujeran por lo menos a la mitad, lo cual ha obligado a las tiendas a abrir sus puertas a hordas de clientes agitando bloques gruesos de dinero casi sin valor, que se “revalorizó” tras los cortes de precios. Los efectivos policiales y simpatizantes del partido de gobierno podían avistarse a la cabeza de la carga por la barata.

El Sr. Mugabe ha acusado a los intereses de negocios particulares de impulsar la inflación, actualmente alrededor de 20.000%, lo cual hizo colapsar su gobierno. Una “línea directa” ha sido instalada para reportar “sobreprecios”, y los minoristas que tardan en rebajar precios están siendo arrastrados a las cortes. Ya miles han sido arrestados por “usura” en esta última semana, incluyendo los jefes ejecutivos de las cadenas de minoristas más grandes del país, algunas de ellas con dueños foráneos.

Los economistas advierten que el ajuste de precios sólo profundizará la crisis nacional, dejando las tiendas vacías ya que no podrán costear el reabastecerse, al ser los precios en la venta minorista mucho menores que los costos de la compra al mayor o la importación. El Sr. Mugabe ha desdeñado las advertencias por ser “economía de libro”.

Algunos temen que esta Operación Reducción de Precios pretende culpar al sector privado de la crisis económica que vive Zimbabwe, como un paso previo a controlar muchos negocios de la misma manera que granjas con propietarios blancos fueron expropiadas a comienzos de la década, detonando la crisis.

Se espera que el Parlamento pasará reglamento la próxima semana que otorgará una fracción de control de todas empresas públicas a “leales” al partido de gobierno y otros escogidos por el gobierno.

El impacto de la rebaja de precios se sintió casi inmediatamente ya que la gasolina prácticamente desapareció de la venta luego que las gasolineras se vieron obligadas a rebajar el precio del litro de gasolina a 23 p (23 centavos de Libra), menos de lo que pagaban al surtidor del Estado.

La policía y la fuerza armada rompieron los candados de los depósitos de gasolina, y los tanques se vaciaron entre compras de pánico. Ahora, sólo se consigue en el mercado negro, a más de 7 veces el precio oficial, y 3 veces lo que cobraban las gasolineras. Para el sábado, la mayoría de los minibuses y taxis se encontraban fuera de la vía pública, ya que sus conductores no conseguían gasolina. Multitudes de trabajadores esperaban durante horas en las aceras tratando de llegar a o irse de sus trabajos.

La policía anti-motín fue trasladada a la súper tienda Sudafricana Makro en Harare luego que miles de personas embistieron su entrada tras la orden de la reducción de precios. La misma escena se repitió en tiendas en todo Harare. La cadena de zapaterías Bata fue dejada en blanco en 2 días, luego que la gente adquirió pares por tan poco como 20 p.

La comida aún se consigue, aunque el pan, el azúcar, la harina de maíz y otros productos básicos son difíciles de conseguir, y la carne ha prácticamente desaparecido porque los dueños de ganado aclaran que sacrificar sus animales no es ganancia. La mayoría de la carne disponible es de cabras sacrificadas en patios traseros y vendidas en mercados informales.

El resto del suministro alimentario -severamente disminuido por las sequías y la falta de producción en las tierras expropiadas a los granjeros blancos- también se encuentra bajo amenaza luego que el Sr. Mugabe amenazó con apoderarse de manufactureras que paralizaran sus plantas con el pretexto de no ser rentables. “Las fábricas deben seguir produciendo. Si no producen, nos las adueñaremos. Expropiaremos las fábricas.” dijo.

La semana pasada, el gobierno dijo que estaba reactivando la Corporación Comercial del Estado, la cual había sido cerrada 2 décadas antes por mala gerencia, para apoderarse de negocios que colapsen o sean expropiados. Pero muchas de las fábricas dejan de producir debido a la falta de disponibilidad de agua potable y electricidad la mayor parte del día.

El ajuste de precios fue ordenado por una operación conjunta en comando, una comitiva de oficiales de la fuerza armada, inteligencia y policía vinculados con el partido de gobierno Zanu-PF y encabezada por el Sr. Mugabe.

El gobierno despachó personal de seguridad y militantes del partido de gobierno, incluyendo sus notados matones, los “bombarderos verdes”, para aplicar los ajustes de precios, en algunas instancias, golpeando a los gerentes de tiendas que no los implementaron lo suficientemente rápido.

‘Zanu-PF es en el fondo una organización militar y así es exactamente como ha manejado este asunto, como una operación militar’ dijo David Coltart, un miembro opositor del Parlamento. ‘Los beneficios sólo durarán como máximo algunas semanas y luego tendremos que vivir con las consecuencias. Ellos creen que pueden mandar a ajustar precios e imprimir dinero con alegre descuido, pero ultimadamente rebotará. No ultimadamente, muy pronto.’

Líderes de mercado estiman que una razón del ajuste de precios es para acabar con el descontento en los efectivos de seguridad, quienes vieron cómo el aumento de 600% de su salario en Mayo se vio derribado por la imparable inflación. También temen que la campaña es dar un paso más para hacerle a las compañías privadas lo mismo que se le hizo a los granjeros blancos. El Sr. Mugabe presiona al Parlamento para que apruebe una ley en los próximos días que obligue a todos los comercios a ser 51% de propiedad y administración zimbabuense.

Zanu-PF ha disfrazado la movida como una medida de acción afirmativa para ayudar a la población negra desventajada. Pero las sociedades no podrán escoger sus nuevos socios. Éstos serán seleccionados por el gobierno. La medida será financiada a través del cobro de impuestos a las empresas que serán obligadas a entregar el control.

El Sr. Coltart aclara que la maniobra es sólo la manera del partido de gobierno y los militares de apoderarse de la economía. ‘No podemos esperar la emergencia de una política racional. Verán a los miliares a cargo de la manufactura. Ya los tenemos a cargo de la ferrovía, la comercialización de los granos y el proceso electoral. Hay militares involucrados en todo tipo de negocios. La militarización del estado continuará,’ dijo.

En una carta dirigida al gabinete, el regente del banco central de Zimbabwe, Gideon Gono – considerado hasta hace poco uno de los aliados más cercanos del Sr. Mugabe – dijo que el control de precios debe ser descartado y los derechos de las propiedades e inversiones extranjeras deben ser protegidos para poder colocar al país en la recuperación económica.

También dijo que la expropiación de granjas de propietarios blancos, había sido contraproducente debido a que le costó a Zimbabwe ganancias en moneda extranjera, al perder las exportacions del tabaco y ahuyentar inversionistas.

Muchos de los opositores al Sr. Mugabe concuerdan con el Sr. Gono, pero están tibiamente alentados por los últimos disturbios. Quisieran citar las palabras del embajador de EEUU en Harare, Christopher Dell, quien dijo recientemente que el Zanu-PF estaba comprometiendo al régimen a cambiar sobre sí mismo con estas desastrozas políticas económicas y que el Sr. Mugabe se iría al final del año.”

El que tenga ojos, que lea…

Anuncios

Acerca de saraceci

I absolutely love Radiohead, except for "Creep". I'm conscious of how dangerous life can be, and yet I have no idea of how unbelievably dangerous it can get.
Esta entrada fue publicada en Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s