Todos me rodean con alguien en su mano. Yo entre las mías, sólo tengo pedazos de un recuerdo, ganas de extrañarte y el deber de olvidarte. Algo se insinúa, inquietante, inevitable. Mis manos tiemblan como siempre, llenas de nada. Lo que siempre han sabido, abiertas, de palmas al cielo, es que la lluvia las evade. El sol también.

Lo que esperan no termina de llegar. Palabras alejadas por alguna obstinación de una postdata. Y sigo sin saber como cerrar los puños. Y sigues ahí, la brisa se lleva tus fragmentos. Pero no se van, no se quedan. Solo están y eso me basta para llorar.

A veces querer saber el cómo no es suficente. Pero un nudo me ata las muñecas y me deja ignorante. Siempre, con las manos abiertas. La esperanza escondida o derramada, porque no me importa donde está, no está aquí y eso es lo que basta.

Qué inútil es esto.

No puedo sacarte.

Necesito abortarte.

Debo destruir un muro de silencio.

Demolición pasiva de una torre de pasados que se reconstruye sobre sus escombros, sobre toda esa mierda que yo quiero destruir. Y cada cimiento es una oportunidad perdida

para descoserte de mi memoria.

Pero no puedo
o no quiero
o no dudo
o no siento…

Que pueda dejarte lejos.

Anuncios

Acerca de saraceci

I absolutely love Radiohead, except for "Creep". I'm conscious of how dangerous life can be, and yet I have no idea of how unbelievably dangerous it can get.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s