Idiotas

Idiotas dedicados a canturrear la misma discordancia. Sin saber exactamente: por qué. A veces temeremos perdernos en la seguridad de la distancia, (atamos cuerdas por sus extremos, el cabo de la cadena se improvisa de corbata en cada cuello). No te alejes. No te muevas, porque me matas.

Así los idiotas inmovilizados esperan que alguna traición despeje el cielo, que el traidor destino o el dolor primitivo o el suspiro advenido corten de tajo la cuerda fatal, extensa y frágil, permanente gracias al miedo botulínico.

No hay más remedio que darnos la espalda. Pero decirle “no” tampoco puedo, sabe besar(me).  Aunque no soy yo, ni es por mí. Esto lo sé. Y sus halagos insultan a mi indiferencia, y yo me hago la aludida y abro las piernas, donde hay frialdad, y la tristeza hace fiesta. Y se derrama de violencia y sexo, y rencor y culpa.

Pletórica de vacíos. Rezagante, retozando. Rozagante. Cansada y asqueada de su violencia y las marcas. Todo es un error particular. El amor es un déja vù. El cansancio también. Siempre lo mismo. Viene y se va. El maremoto y luego la sequía.

El amor es extremo. Inmovilizador. Por eso aquí te espero, cuchillo en mano.

 

Anuncios

Acerca de saraceci

I absolutely love Radiohead, except for "Creep". I'm conscious of how dangerous life can be, and yet I have no idea of how unbelievably dangerous it can get.
Esta entrada fue publicada en Extrapolaciones, Verborrea y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s