Crisis

El mismo caracter chino para las palabras “crisis” y “oportunidad”. Las glándulas suprarrenales liberan cortisol y adrenalina tanto en situaciones de miedo como de euforia. Es la misma taquicardia, la misma taquipnea, la misma midriasis con diaforesis. El mismo impulso preservativo. El sistema límbico sensa, interpreta, reacciona. Y ahí vienen las derivaciones complicadas.

Es difícil separarse de la certeza. Incluso, la certeza es maleable, pero la primera reacción nos obliga a darle un aire de inamovilidad que, en el mejor de los casos, resulta aplastante. Cada situación es interna, como una perversión. Cada perversión nos moldea en lo que somos, nos limita en un cauce definido. Pero los cauces se desvían, las represas se alzan, las influencias cambian y la angustia, al cabo de un ratico, genera un vacío que mal puede interpretarse como la calma, el ojo.

La crisisoportunidad nos mantiene adheridos al suelo, con ganas de fundirnos en él. Cada momento fugaz de la crisis se acentúa cuando los factores ordenados se van colapsando sobre un clímax agobiante, el momento de la oportunidad. La oportunidad de desaparecer o de sobreponer. La oportunidad a veces es muy degenerada y nos evade, a medida que el clímax se nos va montando y pasa de ser pico a meseta constante. Ahí es cuando todo se da por perdido. Gracias por nada, hasta aquí me trajo el río.

Hacer leña del árbol caído. O tratar de salir adelante sin importar las consecuencias. Anular la meseta, entrar en la refractariedad. Disparar. El potencial del todo o nada explosivo y breve, en segundos, en miradas, en fogonazos de conciencia, en arrebatos de locura. El después no importa, lo que importa es salir de aquí y ahora.

Después habrá un arreglo sobrelamarcha. Y si no lo hay, a la mierda, el objetivo es que ni la crisis ni la oportunidad superen al ahora, a las mil posibilidades detrás del escollo. Miedo siempre, así es como anticipamos los saltos al vacío. El estómago en el suelo y el contenido gástrico en la hipofaringe. Y luego, cierra los ojos.

Nada es absoluto.

Anuncios

Acerca de saraceci

I absolutely love Radiohead, except for "Creep". I'm conscious of how dangerous life can be, and yet I have no idea of how unbelievably dangerous it can get.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s